jueves, 22 de enero de 2015

Ciudades de Papel


Ciudades de Papel (John Green, Nube de Tinta). Después de leer Bajo la Misma Estrella quise leer este otro libro. Pero, aunque la historia me ha gustado, me gusta más la otra. Aún así es un libro muy original y curioso que no me esperaba para nada. No leer la opinión sin haber leído el libro.



Una joven desparece dejando una serie de pistas que sólo su mejor amigo de la infancia podrá descifrar...

En su último año de instituto, Quentin no ha aprobado ni en popularidad ni en asuntos del corazón... Pero todo cambia cuando su vecina, la legendaria, inalcanzable y enigmática Margo Roth Spiegelman, se presenta en mitad de la noche para proponerle que le acompañe en un plan de venganza inaudito. Después de una intensa noche que reaviva el vínculo de una infancia compartida y parece sellar un nuevo destino para ambos, Margo desaparece dejando tras de sí un extraño cerco de pistas.

Con un estilo único que combina humor y sensibilidad, John Green, el autor de Bajo la misma estrella, teje una emotiva historia a la que da vida un inolvidable elenco de personajes. Ganadora del prestigioso premio Edgar, Ciudades de papel aborda los temas de la amistad, el amor y la identidad para plantearnos una pregunta: ¿vemos en los demás, y en nosotros mismos, solo aquello que queremos ver?



Cuando empecé a leer el libro me esperaba una cosa bastante diferente. Margo es un personaje que me ha gustado pero que me parece irritante. ¿Por qué dejar pistas para que no quiera que te encuentren? La respuesta que dio no me convence. Pero su personaje es el que más me gustó. Tan misteriosa y tan dispuesta a cambiar su vida.  Me gustó que corriera esas aventuras para poder cambiar su vida, para hacer algo diferente y conocer más sitios de papel... me gustó esa Margo aunque, al mismo tiempo, me pareció una niña mimada. Aunque ella no lo es, es una incomprendida, puede que por eso le gustaran los misterios, porque le hacían sentir que su vida de papel dejaba de serlo por unos momentos. Por eso puede que se escapaba: para hacer que la vida de otros dejase de ser de papel por unos momentos. Margo tiene un misterio, pero es otro globo más en el cielo, otra chica, ua a la que se le rompieron los hilos. Es el personaje, junto con Quentin, más reflexivo del libro (todos los libros de Jhon Green son muy reflexivos):


Quentin y el resto de los personajes me parecen los típicos personajes. Sus amigos también, aunque ma han gustado en cierto modo y me han hecho reír mucho. Margo también lo sería de no ser por su manera de pensar. Quentin pensaba que su vida iba a ser igual, pero en los últimos momentos del último curso su vida da un giro inesperado. Se imagina las cosas como si fuesen un cuento: él buscando a Margo, Margo saliendo con él, sus amigos y él siendo populares... Una vida perfecta. é creía que Margo era la mejor persona del mundo–misteriosa, guapa, lista y popular. Y que el simple hecho de que ella eligiese a Quentin para su venganza le hizo pensar que las cosas iban a cambiar y que su vida sería como la de Margo. Por eso me ha parecido un personaje horrible, ya que solo quiere buscar beneficios. Y esto todavía se muestra más en su afán por buscar a Margo. Desperdiciar el tiempo buscándola (en las urbanizaciones) y buscando pistas, pensando que si Margo seguía en su vida sería una persona diferente.

Los padres de Margo son horribles. Normal que Margo quisiera irse de allí. Creo que por eso también Margo decidía hacer esos viajes. Me gusta la visión que tiene Quentin de sus padres. No creo que haya otro personaje que diga lo mismo.


Pero la historia no me ha parecido mala. Es muy curiosa y da muchas vueltas. A veces he llegado a liarme intentando sacar una conclusión de hacia dónde se fue Margo. Para que al final se dirigiera al lugar que pensaron todos Nueva York. El misterio que Margo deja tras sí es muy complicado y me gustó estar en la piel de los protagonistas descubriéndolo (hasta que supe que ella no quiso que la encontraran tras irse del todo). Todo el tiempo en el que viven sus últimos días de instituto y buscan pistas en la casa de Margo–cuando se va a las urbanizaciones, no; me aburrí y no sirvió para nada ni dentro ni fuera de la historia, salvo aquella vez en la que se desespera y empieza a golpear el suelo donde el árbol que le recordaba a aquella vez que se encontraron al hombre muerto–, por internet... fue divertido, me ayudó a entrar un poco más en su mundo, en sus últimos días de instituto y por eso me dio mucha pena cuando se fueron. Aunque fue una buena manera de olvidarlo: tirarlo todo e irse solo andando, libre. Me pareció precioso y me dio mucha pena el que se fueran, estaba demasiado metida en su vida (¡¿por qué siempre me pasa esto?! ). Y Quentin tenía razón... puede que por eso Margo solo echó en falta a la única persona que había sido él mismo con ella, cuando ella lo hizo al revés, puede que sea fácil, pero muy triste.


Otra cosa que me gustó bastante fue la noche en la que Margo decide llevarse a Quentin con él. también me hizo estar muy en contacto con su mundo y me gustó. Es extraño, dos personas que eran amigos inseparables se distancian tanto en el instituto... y que luego volviesen a ser "amigos", o al menos que Margo lo recuerde y quiera que se valla con ella a Nueva York.


Esta imagen me gusta porque Quentin hace alusión a que Margo era un milagro, luego un misterio. Al final se da cuenta de que solo es una chica desesperada por hacer algo con su vida y alejarse de sus padres.

La parte que menos me gustó fue en la que hacen el viaje. Me resultó bastante monótona y aburrida. Aún así me pude reír muchísimo. Pero el final me gustó mucho, Quentin recobra su vida, a pesar de lo que Margo creería, que sería su milagro siempre. Sus caminos se separan, y estarán más unidos que en el instituto porque al menos, se comunicarán.


Aún así sigue habiendo un gran misterio tras el hombre muerto. Algo que hizo que a Margo se le rompieran los hilos y que empezase a ver las cosas como de papel. Ciudades de papel: ciudades que se las lleva el viento. Es diferente a Agloe. Son dos tipos de ciudades de papel diferentes pero las dos son de verdad. El título valdría por las dos (¡me encanta el título!): una pista sobre el paradero de Margo o el lugar donde sucede la historia. Margo es el mejor personaje aunque no la pude comprender del todo. Ella se adaptaba a las personas creando un nuevo reflejo. Puede que por eso fuese tan popular (aunque sigo creyendo que Margo fue tal y como era la noche que fue a buscar a Quentin).

¿Lo mejor?: Margo y su mundo de fantasías.
¿Lo peor?: El viaje en coche.
¿Lo más raro?: ¿La gente se pelea por tener la colección de Papás Noeles Negros más grandes del mundo? Bueno, es respeto a su cultura.




Este libro me ha hecho desesperarme, reír, reflexionar y tener otra vida que no estaba mal. Es un libro original que no me esperaba para nada y espero que os animéis a leerlo.
Seguro que os gusta. Es un libro muy reflexivo y he podido conectar más con esta historia que con otras. He llegado a amar a Margo por su manera de pensar y a odiarla por todo lo que hizo... pero aún así me gusta la manera que tiene de pensar en Quentin aunque ya no fueran amigos.


5 comentarios:

  1. ¡Hola!
    A mi el libro me gustó, pero tampoco fue que me convenciera demasiado. Me hizo pensar bastante, pero no conseguía encajar con Margo para nada. Y la parte del coche a mi me entretuvo, era todo como un contracorriente.
    Me alegra que te gustara.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a Margo la veo como una persona reflexiva y como a una persona irresponsable. La he llegado a odiar y amar a partes iguales....
      Besos.

      Eliminar
  2. Entiendo perfectamente todo lo que has sentido con el personaje de Margo, tuve una experiencia similar. Aunque nunca me había planteado que Quentin era un interesado me ha parecido curioso tu punto de vista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo más divertido de las reseñas ver diferentes puntos de vista que te hacen replantearte muchas cosas. Besos!!

      Eliminar
  3. Sinceramente, después de leer buscando a Alaska este libro lo miro con otros ojos. Son como dos gotas de agua, solo que Buscando a Alaska mucho mejor. Reflexiones rebuscadas; Margo es una Alaska, solo que Alaska no hacía el idiota para demostrar lo diferente que era. Si nos damos cuenta, es una completa estupidez el libro: se pasa el día buscando a Margo, por los mismos sitios una y otra vez, como si el autor hubiese decidido hacer más largo el libro. Lo que de verdad me molestó fué que Quentin fuera de interesado pensando solo en que Margo será su pareja si la encuentra porque demostraba que él podía encontrarla y que Margo quisiese llamar aún más la atención dejando pistas para luego que nadie la encontrase.

    ResponderEliminar