domingo, 7 de diciembre de 2014

Casiopea

Llegados a este punto recuerdo todo lo que existe en Grecia y existió. Mi tortura continúa aunque el dolor es tan constante que ya no le siento. Desde que Perseo regresó de matar a Medusa estoy aquí. él intentó encontrarme, pero estaba en los cielos... no del paraíso, si no de la tortura.

No sé cómo pude sentir el dolor milenios atrás. No sé cómo es que mi corazón late, cómo es que pienso. Cómo es que aún siento amor hacia aquel que intentó rescatarme. Ahora soy aire, polvo, olvido y estrellas.


No culpo a Perseo por no poder encontrarme. Aunque sí me vio, pero no pudo salvarme, porque ahora nadie podría. Ahora soy más grande que la Tierra, que otros planetas y que el sol. Muchos me olvidan, pero me ven cada noche.

Ahora Perseo está más cerca de mí, en el paraíso, pero aún así no puede llegar a mí. Y no les conocimos, no sé cómo puedo estar enamorada de él. Ni si es amor. Pero lo siento, y al fin y al cabo es lo que cuenta. Es lo que perdurará hasta cuando mis estrellas exploten.

2 comentarios:

  1. Me enctanta, me gustan mucho los mitos y veo que últimamente todos escribís relatos sobre ellos, ¿por qué? Lo pregunto por si hay alguna iniciativa o algo ^^ Un besoo

    ResponderEliminar
  2. Sí bueno, es que estaba escribiendo para el final de la ronda de una iniciativa... En banner está abajo, por si te interesa.

    ResponderEliminar