viernes, 27 de junio de 2014

Bajo la misma estrella


Bajo la misma estrella
John Green

Editorial: Nube de tinta
Autoconclusivo

Tenía muchas ganas de leerme el libro y cuando me lo regalaron le leí en seguida y he tardado tan poco, que ni me ha dado tiempo a poner en el margen que me lo estaba leyendo.
Me ha impresionado mucho el libro por muchas razones y, aunque había leído cosas sobre el libro, me ha parecido diferente y un libro especial.






A Hazel y a Gus les gustaría tener vidas más corrientes. Algunos dirían que no han nacido con estrella, que su mundo es injusto. Hazel y Gus  son solo adolescentes, pero si algo les ha enseñado el cáncer que ambos parecen es que no hay tiempo para lamentaciones, porque, nos guste o no, solo existe el hoy y el ahora. Y por ello, con la intención de hacer realidad el mayor deseo de Hazel–conocer a su escritor favorito–, cruzarán juntos el Atlántico para vivir una aventura contrarreloj, tan catártica como desgarradora. Destino: Amsterdam, el lugar donde reside el enigmático y malhumorado escritor, la única persona que tal vez pueda ayudarles a ordenar las piezas del enorme puzle del que forman parte...






Como dije antes este libro me llamó mucho la atención ya que leí sobre él en varias páginas en las que suelen criticar muy bien los libros. He de decir que me ha sorprendido. Aunque la sinopsis es muy mala, te cuenta muchas cosas sobre el libro y luego además (considero) que no es del todo acertada, que te revela gran parte del libro.

Este libro te muestra un lado de la vida diferente. Las reflexiones de una persona que ve la vida desde otra perspectiva. No solo eso, el libro no resulta inesperado al principio, pero tras el viaje me empecé a sorprender, porque sucedían cosas realmente inesperadas.

Durante el tiempo que estuve leyendo el libro estaba entusiasmada con la historia y me encantó. Los personajes dejan una huella profunda en pocas páginas. Por ello tenía ganas de que contasen más cosas en el libro. Además, te hacen reír y sentir su historia, los que les ocurre. Pese a todo lo que ocurre te hacen reír hasta en el último momento.


Es un libro precioso con el que puedes vivir una historia que puede ser más o menos emocionante pero con mucho sentido, en la que te reirás y sentirás la tristeza de estos personajes a lo largo de su vida.

La novela se lee rápida y resulta muy divertido por todos esos grandes momentos felices y los grandes tristes, merece la pena. Además Hazel y Gus son especiales y divertidos, porque aunque el mundo no es una máquina de conceder deseos hay personas que los conceden.

No recomiendo leer a partir de aquí si no te has leído entero el libro.
Tanto Gus como Hazel me han parecido personas extraordinarias. Cuando empieza el libro Hazel no quiere hacer nada, está deprimida, y Gus está feliz. Al final del libro los papeles están invertidos y Hazel acaba siendo lo que su madre llama "ser una adolescente". Sin embargo durante toda la historia me gustaba seguirles y leer sobre su vida y su personalidad, tan divertida y especial. Además Gus es muy detallista y en el Oranjee y junto al Funky Bones (con todos los detalles holandeses) son mis momentos favoritos.

Gus hará realidad el sueño de Hazel donde conocen a una persona poco agradecida y que sorprende mucho más a lo largo de la historia: no habría llegado a pensar que se le ocurriría ir al funeral y mucho menos meterse en el coche de Hazel; y tampoco la historia de porqué escribir "Un Dolor Imperial".

Al final del libro te das cuenta que cuando Gus invita a Hazel a ver una película es para asegurarse de que no es la cruel Caroline que le hizo tanto daño (aunque estaba loca).

Sabía que alguien acabaría muriéndose al final del libro porque lo leí en un blog, lo que siempre pensé es que sería Hazel, pero pensé que si no ocurriría como en "Un Dolor Imperial": moriría en mitad de la frase y me tomé la libertad para ver la última palabra. Para entonces no tenía idea de quién se moriría porque todos vivían bien. Pero era evidente que tras el viaje, todas esas pistas que da Hazel te hacen sentir que pronto se morirá y quieres pasar más tiempo con él porque es una buena persona y, en tan buenas condiciones es algo horrible morir. Y al final del libro está tan... mal, en ese estado tan lamentable, tan ido y perdido y sabes que nunca podría volver a ser la increíble persona que fue. Y cuando se muere le echas de menos porque era una persona genial y muy graciosa.

Me pregunto algunas cosas que sucederían después (creo que Hazel moriría pronto...).

¿Lo mejor?: Los momentos y Hazel y Gus.
¿Lo peor?: Hay un capítulo en el que necesariamente Hazel narra la frase que resume ese día como si fuese un diario, como si necesariamente en una novela tuviesen que estar todos los días entre los que se desarrolla por poco importantes que sean.






Este libro me ha gustado mucho. Considero que este libro se debería tener presente porque enseña cosas normales que Hazel o Gus no podrían hacer: correr, nadar o andar tranquilamente, te enseña como sería la vida empujando un "Philip" y estar enganchado a máquinas e ir al hospital cada poco tiempo, el no poder tener amigos sin que te viesen como a uno más, tener premios de consolación.
Hazel y Gus han nacido sin estrella lo que hace que ambos están bajo la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario